What is SPF?

¿Qué es el SPF y por qué es tan importante?

5 minutos
¿A quién no le gusta sentir el sol sobre su piel? El brunch de los domingos en una terraza agradable, tomar el sol durante las vacaciones, tumbarse junto a la piscina con un cóctel… Suena bien, ¿verdad? Disfrutar un poco del sol es divertido, pero tu piel necesita protección solar, sin importar cuánto tiempo o a qué hora del día te encuentres fuera de casa. Es probable que hayas oído hablar de que el SPF es una parte fundamental de tu rutina de cuidado de la piel, pero ¿qué es el SPF? ¿Y cómo puede beneficiarse tu piel de un tratamiento hidratante con SPF? Sigue leyendo para descubrirlo.

¿Qué es el SPF?

SPF es la abreviatura de factor de protección solar. Cuanto mayor sea el número posterior —como por ejemplo SPF50—, más tiempo podrás pasar al sol sin quemarte con sus rayos ultravioleta B (UVB). Hablaremos de esto con más detalle en la siguiente sección.

Es importante recordar que existen dos tipos de rayos UV contra los que tu piel necesita protección: los rayos UVA y los rayos UVB.

La protección contra los rayos ultravioleta A (UVA) se indica con las letras UVA dentro de un círculo, lo cual es la marca de la Unión Europea que determina el nivel de protección contra los rayos UVA. En el Reino Unido también se pueden ver estrellas en el envase. En este caso, cinco estrellas ofrecen la mayor protección.

Si un producto puede protegerte tanto de los rayos UVA como de los UVB, se denomina protección UV de «amplio espectro»

¿Qué significa el número del SPF?

En resumen, el número que aparece después del SPF indica cuánto tiempo puedes tardar en quemarte después de aplicar el SPF, comparado con el tiempo que tardarías si no usases ningún SPF.

Por ejemplo, si normalmente empiezas a quemarte al sol después de unos diez minutos sin protección solar, la aplicación de un tratamiento hidratante con un SPF30 te permitirá pasar aproximadamente cinco horas al sol sin riesgo de quemaduras, ya que 10 × 30 es igual a 300 minutos.

Sin embargo, ten en cuenta que este cálculo es sólo una estimación, ya que el riesgo de quemaduras solares depende de muchos factores, como el clima, la estación y la hora del día. Además, no es recomendable exponerse al sol sin protección para ver cuánto tardarías en quemarte.

Lo importante es que, aunque el factor de protección solar puede variar entre 2 y 50+, cuanto más alto sea este número, mayor será la protección contra las quemaduras solares. El mínimo recomendado para el uso diario es 15. Además, debería ofrecer protección contra los rayos UVA.

También es importante destacar que debes seguir siempre las instrucciones del envase o del frasco sobre la frecuencia de reaplicación. Si no lo tuvieses claro, reaplicarlo con más frecuencia es la solución más segura.

Los rayos UV

El sol es responsable de hasta el 80 % de los signos de envejecimiento prematuro de la piel. Así que, no importa cuánto te guste el sol: lo fundamental es proteger la piel de los efectos nocivos de sus rayos. Sigue leyendo para encontrar toda la información sobre los rayos UV.

Qué son los rayos UVA y UVB

Aunque las diferencias entre los rayos UVA y UVB no son tan sencillas, podemos distinguirlos de la siguiente manera: UVA terminan por «A», como envejecimiento (ageing) en inglés. UVB terminan por «B», como quemadura (burning) en inglés.

Exposición a los rayos UVA

Tanto los rayos UVA como los UVB son invisibles y no podemos sentirlos, pero estamos expuestos a ambos durante todo el año. Los rayos UVA pueden atravesar las nubes e incluso las ventanas de cristal. Por eso, tu piel necesita protección, aunque llueva o te encuentres descansando junto a la ventana de tu salón. Cuando alcanzan la piel, los rayos UVA penetran en profundidad en la superficie y, con el tiempo, pueden causar signos visibles de envejecimiento, como líneas de expresión y arrugas.

El uso de un tratamiento hidratante diario con protección UV de amplio espectro puede ayudar a combatir los efectos de los rayos UVA y a mantener la piel más joven durante más tiempo, al tiempo que le aporta la hidratación que necesita.

Exposición a los rayos UVB

Nuestra exposición a los rayos UVB varía en función del tiempo, la estación y el lugar. Asimismo, causan más daño a la piel a mayores altitudes, ya que allí la atmósfera es más fina y no puede filtrar tantos rayos UVB. Esto significa que usar SPF en una escapada de esquí o mientras escalas una montaña es tan importante como aplicarlo en la playa.

Los rayos UV también son una de las principales causas del cáncer de piel, por lo que la protección contra los rayos UVA y UVB es clave no solo para lucir una piel joven durante más tiempo, sino también para proteger tu salud.

¿Cómo protege la piel el SPF contra los rayos UV?

El número de SPF —como SPF30 o SPF50— en la etiqueta de un envase no solo indica el tiempo que puedes pasar al sol sin quemarte. Cuanto mayor sea el SPF que uses, mejor, porque:

  • El SPF15 repele el 93 % de los rayos UVB

  • El SPF30 repele el 97 % de los rayos UVB

  • El SPF50 repele el 98 % de los rayos UVB.

Como puedes ver, existe muy poca diferencia a medida que aumentamos el número. Cuando elijas tu crema facial con SPF, escoge siempre productos con UV de amplio espectro, ya que esto te ofrece protección tanto contra los rayos UVA como contra los UVB, a diferencia de los que solo protegen contra los rayos UVB. Todas nuestras colecciones Olay contienen una variante de SPF que te aporta la protección necesaria, al tiempo que mima, hidrata y nutre tu piel.

¿Por qué elegir un tratamiento hidratante con SPF?

La reaplicación de protección solar cuando estás fuera de casa puede resultar un poco incómoda, ya que muchas de estas cremas tienden a ser pesadas, pegajosas y grasas. En Olay tenemos la solución.

Olay Regenerist Whip SPF30 se absorbe al instante y posee un tacto ultraligero, por lo que no tendrás que usar una crema pesada y poco confortable para lograr la protección que tu piel necesita. Olay Regenerist Whip SPF 30 es un auténtico producto multifunción que reduce la apariencia de líneas de expresión y arrugas y posee un SPF30 para ofrecer una barrera agradable e hidratante contra el sol. No obstante, es importante señalar que no es resistente al agua. Por lo tanto, aunque resulte perfecto para el uso diario, siempre debes combinarlo con un protector solar si vas a realizar actividades que te hagan sudar mucho o si vas a disfrutar de la playa.

PRODUCTO
Regenerist Whip Crema SPF30

Hidrata y Protege

Un tratamiento hidratante con SPF es la incorporación perfecta para tu rutina de cuidado de la piel. Recuerda que tu tratamiento hidratante favorito de Olay con SPF se aplica en el mismo paso que un tratamiento hidratante normal, justo después de la limpieza y el sérum. Ten en cuenta que algunos tratamientos, como los contornos de ojos, deberían ir siempre después del tratamiento hidratante.

Aplica una cantidad generosa de tratamiento hidratante con SPF. No te olvides de la línea de nacimiento del cabello, el cuello y el escote para asegurarte de que todas las áreas expuestas quedan protegidas.

SPF: Conclusión

La protección solar ayuda a proteger la piel contra esos rayos UVA y UVB invisibles y, al mismo tiempo, nocivos, responsables de las quemaduras cutáneas y de hasta un 80 % de los signos de envejecimiento prematuro de la piel. No te olvides de aplicar el SPF todos los días, sin importar el clima, ya que los rayos UVA también pueden atravesar el cielo nublado.

Si quieres agilizar tu rutina de cuidado de la piel de la mañana, recuerda que un tratamiento hidratante con SPF es capaz de matar dos pájaros de un tiro. De esta manera, puedes salir de casa con la seguridad de que no solo estás cuidando el aspecto de tu piel, sino también su salud.

¿Quieres saber más sobre cómo prevenir las líneas de expresión y las arrugas? ¿Tu piel ya muestra algunos signos de envejecimiento? En Olay tenemos la solución. Consulta nuestra guía sobre la rutina de cuidado de la piel antiedad eficaz para lucir una piel joven durante más tiempo.