Going on a diet? We explain how dieting can affect your skin

Dieta y nutrición para la salud de la piel

5 minutos
El sentido común nos dice que una ensalada de brotes verdes es probablemente mejor combustible para nuestro cuerpo que un plato de patatas fritas grasientas. Pero los alimentos que tomamos también pueden tener una gran repercusión en la salud de la piel y en el cutis. Saca el máximo partido a los alimentos con los sencillos consejos dietéticos que te ofrecemos a continuación para que tu piel se mantenga llena de energía y juventud.

Alimentos buenos para la piel

Cítricos, fruta y pimientos. Estos alimentos están repletos de vitamina C, un antioxidante que ayuda a proteger la piel de los radicales libres presentes en la superficie de la misma. Los radicales libres se generan en la superficie cutánea a partir de los rayos UV y los contaminantes medioambientales, y con el tiempo provocan arrugas y pérdida de firmeza en la piel.

Salmón, huevos y productos lácteos. Estos alimentos son una magnifica fuente de vitamina D, un nutriente que ayuda al cuerpo a absorber el calcio que mantiene los huesos fuertes, y es que la pérdida de masa ósea puede contribuir a la flacidez de la piel. El salmón tiene además gran cantidad de ácidos grasos esenciales, como Omega 3, que ayudan a reducir la inflamación.

Frutas y verduras de color naranja. Las zanahorias, calabazas, boniatos y mangos, con su característico color naranja, poseen un alto contenido de carotenoides, un derivado de la vitamina A. Aportan antioxidantes y ayudan a proteger la piel de los radicales libres que se generan en la superficie de la misma.

Frutos del bosque. Los arándanos, las moras y fresas son frutas muy ricas en antioxidantes, que ayudan a proteger de los radicales libres.

Frutos secos y grasas poliinsaturadas. Las nueces y las almendras y los aceites de oliva y de colza, así como las semillas de lino, aportan ácidos grasos esenciales, fundamentales para prevenir la pérdida de hidratación y para proteger la piel de los agentes contaminantes.

Agua. Como pauta general, bebe 2 litros de agua al día. Varía tomando agua con gas o añadiendo rodajas de fruta o de pepino al agua para darle un toque refrescante.

Alimentos no tan buenos para la piel

Alimentos refinados. Las harinas, azúcares y otros alimentos refinados con un alto índice glucémico pueden hacer que los niveles de azúcar en la sangre se incrementen de forma muy rápida. Esto puede dar lugar a un aumento de la producción de sebo (grasa), una exfoliación más lenta de las células muertas de la piel y más erupciones.

Sal. La sal favorece la retención de líquidos y puede hacer que parezcas hinchada. Busca las fuentes ocultas de sodio en las etiquetas de los alimentos: ni te imaginas la cantidad de alimentos distintos que pueden contener sodio.

Fritos. Las patatas fritas, los aros de cebolla y otros alimentos fritos están repletos de ácidos grasos que estimulan la producción de radicales libres en la piel.

Alcohol. Tomar demasiado vino, licor o cerveza puede deshidratar la piel, dando al cutis un aspecto cetrino y reseco.

Eres lo que comes, así que dale a tu cuerpo y a tu piel los nutrientes que necesitan con una dieta saludable y equilibrada.